Orígenes de la Sincro

Todo comenzó en el siglo XIX, cuando nuestro deporte era conocido como “Ballet acuático” y/o “Natación ornamental”. Cabe destacar que sus comienzos fueran exclusivamente masculinos, aunque rápidamente se fue convirtiendo en una especialidad femenina. En 1907, la australiana Annette Kellerman popularizó el deporte realizando exhibiciones en Nueva York (New York Hippodrome), en un tanque de cristal como bailarina bajo el agua. Es considerada la inventora de la “natación sincronizada”. Annette fue una nadadora profesional australiana, estrella de cine, escritora y emprendedora. Fue una de las primeras mujeres en usar traje de baño de una sola pieza (hasta entonces se utilizaban pantalones). Sus bañadores fueron tan populares, que creo su propia línea de moda. 

En los años 20, “La primera dama de la natación sincronizada” era Peggy Seller. Para 1923, había ganado todos los premios Royal Life Saving Society disponibles. Al año siguiente, en 1924, Seller y algunos de sus compañeros nadadores elaboraron las primeras reglas de este deporte para un Campeonato Provincial. Con Peggy Seller, la natación ornamental/ballet acuático evolucionó gradualmente hacia la natación sincronizada durante los siguientes 20 años. ¿Sabías que se realizaban en lagos y ríos?

En 1933-1934 se anunció este deporte como “natación sincronizada” gracias a Katherine Curtis que organizó un espectáculo, “The Modern Mermaids” (“Las Sirenas Modernas”), para Feria Mundial en Chicago. En esta época se denominaba “natación rítmica”.

Peggy Seller siguió su desarrollo en cada paso del camino al establecer reglas y estándares, publicar guías de instrucción y ayudar al deporte a obtener reconocimiento a nivel internacional. A lo largo de las décadas de 1940 y 1950, el Seller ocupó varios puestos ejecutivos en organizaciones de natación en Canadá e internacionalmente, incluida la Asociación Canadiense de Natación Amateur y la Federación Internacional de Natación Amateur (FINA). En 1951, estableció la Asociación Canadiense de Natación Sincronizada de Aficionados, sirviendo como su primer presidente.

En dicha década, la estrella cinematográfica Esther Willians ayudó a popularizar nuestro deporte. Introdujo los ballets acuáticos en numerosas películas norteamericanas. Fue nadadora especialista en natación sincronizada, y habría participado en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1940 pero se suspendieron por la Segunda Guerra Mundial.

En 1952, el Peggy Seller escribió las primeras reglas que rigen la competencia internacional para FINA y organizó un equipo de demostración que llevó a los Juegos Olímpicos de Helsinki el cual ayudó a ganar reconocimiento internacional para el deporte y, para 1955, logró establecerlo como un deporte oficial en los Juegos Panamericanos. En 1957, Seller y su pionero compañero Beulah Gundling crearon “Aquatic Art”, una guía sincronizada de natación y entrenamiento.

 

Al año siguiente, en 1958, se celebra la primera competición Internacional, bajo la dirección de J. Armboust, presidente del Comité de Natación Sincronizada. Y en 1973 se empiezan a celebrar los Campeonatos Mundiales.

El arduo trabajo de Peggy Seller dió sus frutos cuando en 1984 se presentó la natación sincronizada como deporte olímpico, en pruebas individuales y en dúos. Se repitió en 1988 (Seúl) y en 1992 (Barcelona). Por la tremenda contribución de Seller al desarrollo de este desafío y deporte artístico, recibió un lugar de honor en el Salón de la Fama Acuática de Canadá en 1968, y el Salón de la Fama de la Natación Internacional en 1988.

Lo que conocemos actualmente como “equipo” formado por ocho deportistas, se integraron en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 sustituyendo a las pruebas de solo y dúo. Y en el programa de los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 se incluyeron a la vez las pruebas de dúo y por equipos.

Las deportistas que en la actualidad más destacan son la rusa Svetlana Romashina (19 medallas mundiales todas ellas de Oro), , Gemma Mengual (que finalizó su carrera con 20 medallas), Natalia Ischenko (21 medallas mundiales entre 2005 y 2015, 19 de ellas de Oro), y la española Ona Carbonell que batió este récord de medallas sumando un total de 22, quedando solo por detrás de las leyendas estadounidenses Michael Phelps (33) y Ryan Lochte (27) del mundo de la natación. Aquí os dejamos el enlace de la noticia en la Federación Española de Natación.

Por último, resaltar otro cambio en el nombre de este deporte en el pasado año 2017 junto con el nuevo reglamento, pasándose a llamar NATACIÓN ARTÍSTICA.

Aquí os facilitamos unos vídeos que representan esta historia que os hemos contado.

   

 

Comparte este contenido :-)